Cuando se antoja un día en la frontera legendaria de Texas con sus tradiciones, arreos de ganado y vaqueros, Kingsville es el lugar para visitar. La historia de Kingsville es de leyenda, de hombres valientes y trabajo duro.

El capitán Richard King oriundo de Nueva York y su esposa Henrietta Maria Morse Chamberlain de Missouri, se conocieron a orillas del Rio Grande en Brownsville. King navegaba en su barco y encontró la casa flotante de los Chamberlain parada en lo que él consideraba su muelle privado. Según algunas historias, King arrojo un sinfín de groserías hasta ser reprendido por una joven hermosa y determinada de tan solo 17 años. Fue amor a primera vista. El Reverendo Presbítero Hiram B. Chamberlain, padre de la novia, los casó 4 años después y comenzaron su luna de miel en camino al Wild Horse Desert; nombre con el que se conocía a la región del sur de Texas en esos días. ¡Su destino era construir un imperio ganadero y agrícola que llego a ser el rancho más grande del mundo! Con aproximadamente 825,000 hectáreas divididas en 4 parcelas. Hoy es el rancho más grande de Texas.

Se pueden comprar boletos en línea en King-ranch.com para disfrutar de las visitas guidas disponibles todos los días a las 11 a.m. y a la 1 p.m. El paseo dura 1.5 horas y se admiran los caballos, el ganado Santa Gertrudis criado en este lugar, edificios históricos como la elegante mansión construida en 1912 la cual se admira solo desde el exterior. El Palacio del Rey se le llama a esta mansión que cuenta con vitrales diseñados por Tiffany. El folklore habla de una noche de fiesta cuando los Kineños despertaron a balazos a la familia. Los Kineños eran jinetes y ganaderos expertos que llegaron del norte de México para trabajar con el capitán King. Algunos descendientes todavía trabajan en este rancho hoy.

De octubre hasta abril visitantes de todas partes del mundo admiran las bellezas naturales y la abundancia de especies de aves que se encuentran en el rancho. También se ofrece una variedad de visitas guiadas con expertos.

Es importante visitar el Museo del King Ranch además de que el edificio es un oasis para escapar del calor del verano. Adentro se admiran exposiciones sobre los caballos famosos del rancho y de su importancia en el desarrollo de este imperio ganadero. También se exhiben carretas y autos vintage, fotografías de la vida en el rancho y mucho más. Este año se celebra el 75 aniversario del triunfo del caballo Assault el cual ganó la prestigiosa Triple Corona en 1946. La Triple Corona es la suma de tres importantes carreras clásicas de caballos.

A corta distancia del museo se encuentra la antigua estación del tren donde caballos de hierro hicieron su llegada el 4 de julio de 1904. La vía del tren St. Louis, Brownsville, México continuaba hasta Harlingen y Brownsville. La estación fue restaurada e inaugurada 100 años después para conmemorar el centenario de la llegada del tren que posicionó a Kingsville como el centro ferroviario de la región.  El Museo de la Estación de Tren de 1904, (1904 Train Depot Museum) abre de lunes a viernes de 10 a.m. a 12 p.m. La entrada es gratis. Henrietta King donó las propiedades para construir la vía del tren y establecer el pueblo de Kingsville a tres millas de su casa junto al riachuelo Santa Gertrudis.

En el corazón de Kingsville y en contra esquina de la estación del tren se encuentra la famosa tienda King Ranch Saddle Shop. Antes de la guerra civil, el capitán King exigía las mejores sillas de montar para trabajar en las tierras ásperas y clima extremoso de la región. King contrato a los mejores artesanos y la reputación de la tienda creció tanto que después de la guerra se vendían estas monturas por todo Texas. La tienda ofrece artículos de piel, sillas de montar hechas a mano, artículos para la decoración del hogar y mucho más.  

La Farmacia Harrel’s se encuentra al cruzar la calle y cuenta con una fuente de sodas además de artículos para regalo y decoración. También se surten recetas médicas. Visitar una fuente de sodas no deja de ser divertido y esta es bastante buena.

Si le gustan los libros, las librerías y cafeterías originales ubicadas en espacios acogedores y armoniosos entonces tiene que visitar The Novel Blend Bookstore a dos cuadras de la farmacia. Aunque los libros son solo en inglés, el ambiente es relajante y estilo vintage hasta con un televisor de consola. Se puede disfrutar de un buen café o refresco y pasar un buen rato. Aquí se encuentra el miniestudio de la estación de radio digital KCR y es sede de múltiples eventos culturales. Visite kingsvillecommunityradio.com para más información.

Si viaja con niños con mucha energía, una visita al Dick Kleberg Park antes de partir de regreso al Valle es una buena opción. El muelle es un lugar ideal para una fotografía del grupo.

Después de un día largo se puede continuar con el viaje hacia la costa para disfrutar de una cena junto a la bahía. El restaurante Kings Inn junto a la Playa Loyola, y el restaurante Baffin Bay Seafood Company junto a la Bahía Baffin, son dos opciones muy buenas para disfrutar.

La briza del mar, la comida, y el paisaje exuberante darán un toque muy original para finalizar este paseo memorable.