Review

Hace algunos años tuve la oportunidad de visitar el tradicional Café de la Parroquia en la ciudad de Veracruz, México, durante nuestra visita de una semana hicimos costumbre visitar cada tarde pues el ambiente, y por supuesto su café, nos atraía sublimemente.  Recientemente me entere que había un Café de la Parroquia en Weslaco, Texas y de inmediato mi esposo y yo nos dirigimos hacia allá.  El lugar es pequeño y no  está localizado en una zona muy visible pues en este lugar es donde almacenan su producto para distribución.  El Menú es práctico y ofrece los platillos tradicionales como las “Medias Noches”   me gustaría que pronto se incluyera la tortilla española pues fue mi platillo favorito durante mi estancia en Veracruz.

Me comentan que se está  considerando  la posibilidad de una franquicia para que se operen estos Cafés en todo el valle del Rio Grande, algo que me dejo pensando……. Cuando fui a Weslaco y me sirvieron mi café, aunque yo misma tuve que servir la leche, en Veracruz existen los “lecheros” que muy amablemente te sirven la leche de una manera muy singular al llamarles con el golpe suave de la cuchara en el vaso  de vidrio, me remonte a esos días que visité Veracruz.  Cuando el aroma de este delicioso café entro en mi nariz de inmediato, como máquina de tiempo, me remonte al Café de la Parroquia en Veracruz.  El sonido del bullicio de la calle céntrica,  el sonido de múltiples conversaciones y el toque del vidrio con la cerámica así como el “ting” de la cuchara en el vaso. El calor de la gente y el clima de Veracruz, lo tropical, la música de jaranas, la comida……ahh, muchísimos gratos recuerdos. Mágico café, pensé, gracias por este “viaje” tan necesitado a mi México añorado.

Mi  pregunta es esta; si alguien nunca ha visitado Veracruz y  su Café de la Parroquia, sentirán lo mismo? Obviamente que no, pero el aroma está presente,  el delicioso sabor, la originalidad de su presentación y muchos detalles más, como sería su experiencia?

Una de las cosas más bonitas de este lugar son sus tradiciones como la costumbre de pegar con las cucharitas en los vasos que  viene de la época en la que circulaban tranvías por enfrente del  local y ellos tocaban un timbre que traían para avisar que ya estaban cerca para que les tuvieran listos sus cafés con leche y pan dulce.  Muchas felicidades a la familia Fernández  por operar El Gran Café de la Parroquia ¡desde 1808! Mil gracias por brindar la oportunidad a los que vivimos en el valle del Rio Grande de Texas de saborear su delicioso café.  Les deseo éxito y espero los comentarios de nuestros lectores.

Para mayor información visite la página www.grancafedelaparroquia.com

 

Facebook Comments

comments


About the Author

Nydia O
A bird does not sing because it has an answer, it sings because it has a song.-Maya Angelou. La Vida Valle is where I write about "la vida" my life in the Rio Grande Valley. From this bi-cultural corner on the tip of Texas, I share my poems and my spiritual and travel experiences. I also blog about the arts, nature and my passion for historic preservation and architecture. But most importantly, let's talk about "la vida" - living our lives - in a vacation state of mind. Contributions and comments are always welcome .